Vámonos a Ávila

Un término de semana bucólico y con historia se puede vivir de modo feliz en Ávila, ciudad de murallas, que donde asistí de noche; sosegadas personas y gustosas comidas. debo decir que me enamoraron las Yemas de Santa Teresa y el Jamón. A precios muy económicos, en cantidad de las ocasiones.

Murallas de Ávila by lepompier

Mi postrera escapada ha sido a esta fantástica urbe. Me hacía falta aire puro. Me alojé en un Hotel muy coqueto con el nombre de “Las Moradas”, que se ubica justo en el casco histórico de Ávila, junto de la catedral. Un edificio de estilo modernista de finales del S.XIX.

Me cuidaron muy bien y me maravilló su buffet y su room service y el coste realmente positivo. Desde allí me situé al lado de todo lo que merece ser visitado de la urbe, por eso lo elegí.

Aunque estoy segura de que me faltaron muchas cosas. Por este motivo estoy dispuesta a retornar en cuanto tenga la menor oportunidad.

Altamente recomendable.